facebooktwitter google-plusinstagrampinterest

NEWS

PAU ORTIZ, REALIZADOR

septiembre 20, 2014
Categorías —
Compartir —

Pau Ortiz es un realizador con una sensibilidad especial, una cualidad que le permite acercarse a la intimidad de las personas. Su capacidad por contar historias se sustenta también en otro recurso: el juego entre realidad y ficción tan presente en sus trabajos, como Tu Mateix y 13 maneres de quedar-se sol. En los últimos meses, Pau ha vivido en Méjico. Volvió a Barcelona hace muy pocas semanas y con muchas horas de material rodado bajo el brazo. Hoy nos cuenta la experiencia en esta entrevista y nos presta algunas imágenes inéditas para ilustrarla. 

¿Con qué objetivos emprendiste ese viaje a Méjico? 

La verdad es que no se me ocurría qué hacer aquí. Después de algunos años empalmando proyectos no tenía ideas que me motivaran excepto la de viajar. Así que me fui.

¿Conviviste con colegas de profesión o preferiste desconectar?

Pues de alguna manera siempre estuve conectado con el cine. Primero estuve un mes conviviendo con catalanes cineastas en DF. Y me sentí más en casa que en casa. Después estuve en Chiapas seis meses, primero colaborando con una ONG de capacitación audiovisual a Zapatistas y luego rodando una docuficción. Aunque también estuve temporadas largas viajando.

¿Ofrece Méjico buenas oportunidades de trabajo en el ámbito creativo y audiovisual?

Para el creativo, muchísimas. Están más abiertos a probar, no sientes tanto juicio si no haces las cosas perfectas, entienden mejor que todo es un aprendizaje y te animan a seguir. Las normas sociales son distintas y te da menos miedo probar cosas nuevas.

Concretamente el DF tiene mucha energía, mucha creatividad… y tienen trabajo. También hay que tener en cuenta que valoran positivamente que seas de fuera y que hay menos gente que se dedica al audiovisual. Hay becas, ayudas y muchas ganas.

pau-ortiz-3-ok

De ese viaje no has vuelto con las manos vacías, sino con muchas horas de material rodado. ¿Lo tenías planeado? ¿Nos puedes adelantar de qué se trata? 

Me llevé el equipo, pero la verdad es que no tenía ni idea de qué iba a hacer. Pero poco a poco me fueron surgiendo ideas que me motivaron.

Hasta ahora venía haciendo docuficciones con actores. Los entrevistaba, me los imaginaba en relación con otros actores, probaba a ver si funcionaban y si era que sí, creábamos conjuntamente una historia personal que los llevaba a un momento de conflicto. Ese conflicto se convertía en la temática central de la escena.

Trabajar con actores tenía la ventaja de que estaban motivados, dan bien por cámara y tienen recursos para sostener la tensión emocional de una escena. Creo que trabajar con actores era la manera más sencilla de empezar con éste tipo de propuesta. Los actores, en general, están más predispuestos a abrirse y explorar y pueden separarse más claramente de lo que estamos filmando. No descarto volver a hacerlo, pero tenía ganas de probar con no-actores.

En México tuve acceso a muchas realidades distintas. La política centralizada, las diferencias entre clases sociales, la gran diversidad cultural, el Zapatismo con toda su complejidad sumando militares y paramilitares, el racismo, el machismo… hay muchas minorías marginadas en Chiapas. Mucha pobreza. Mucha violencia de todo tipo. Y me di cuenta de que trabajar con minorías marginadas era mucho más necesario e interesante. Tiene una dimensión de crítica y acercamiento social que para mi es importante y a nivel narrativo aporta una temática concreta.

Además, creo que las minorías marginadas contienen una semilla de cambio e innovación. Se encuentran en situaciones donde tienen que reinventarse constantemente y las que lo consiguen son personas con una gran sabiduría. La verdad es que me sorprendió mucho la interacción que tuve con algunas de estas personas y vi claramente que quería trabajar con ellas.

El primer proyecto, que ahora estoy editando, es con mujeres expresas de la cárcel del Cerezo 5 en Chiapas, a través del colectivo “casa cereza”. Ellas se dedican a dar formaciones, soporte legal y emocional dentro de la cárcel y a hospedarlas temporalmente al salir de ella. Gente apasionada y valiente que me dio la oportunidad de acceder a esa realidad.

juanita-ok

¿Qué quieres contar a través de este nuevo trabajo?

Siempre que me preguntan eso tengo dudas… Creo que lo que aguanta las escenas, al final, es el acceso a una cierta intimidad de los personajes que confronta y apasiona a la vez, a mi al menos me pasa eso. Y en todos los procesos, desde la producción inicial hasta la edición, intento dirigirme hacia esa intimidad. Para mi lo que hace “real” algo es ése contacto, es lo que te abre una puerta hacia algo nuevo. Supongo que quiero hablar sobre eso.

¿En el ámbito social, Méjico y España comparten a día de hoy más diferencias o más similitudes?

No sé… Si lo decís por la crisis, quizá en ese sentido sí… pero una gran parte de ellos han normalizado las crisis, pueden seguir haciendo su día a día y creo que nosotros no hemos llegado a ese punto.

Creo que nos podríamos ayudar mucho entre nosotros pero que sería el turno de los españoles el tirar un poco para atrás y reconocernos. Al llegar, México era para mi un país afín, pero “otro país”. Para muchos mexicanos, en cambio, nosotros somos la madre patria. Mi memoria histórica empezaba en la guerra civil mientras que para muchos de los mexicanos, como mínimo, empieza en la colonización española. Seguimos muy presentes allí.

marta-ok

Un realizador como tú, que juega a mezclar géneros, ¿puede volver fácilmente a la pureza del lenguaje?

No sé… al final la pureza del lenguaje son una serie de convenios generalizados, ¿no? Creo que cuando te vas acercando más a lo que realmente te motiva y has probado una serie de herramientas que te funcionan puedes ir un poco para atrás y para adelante, probando pequeños caminos secundarios pero… ¿volver al principio? No sé… supongo que si me dicen que tengo que utilizar una serie de herramientas concretas para contar algo lo que sí creo que tendría más claro es lo que quiero contar.

¿Es la docuficción un género audiovisual en si mismo? ¿Es quizás aún algo incomprendido?

Sí… se podría decir así. Creo que los géneros tienen normas más concretas y la docuficción podría decirse que también tiene normas… pero son más abstractas, más abiertas. Es una manera de decir… ya que tienes herramientas de todo tipo, ficción o documental, vamos a tenerlas en cuenta todas, ¿no? ¿Para qué limitarse? Para mi, eso es la docuficción.

Incomprendido… sí, abstracto. Supongo que tiene que ver con la educación audiovisual que tenemos y lo que esperamos de una película. Eso puede alejar a mucha gente. Y acercar a otra.

rocio-y-hermanos-ok

¿Verá la luz pronto el nuevo proyecto? 

¡Sí! En realidad el proceso de edición con este formato podría ser relativamente rápido. Las escenas están claras y encaminadas. Pero no puedo avanzar mucho en un mismo día, me comporta mucha concentración y me canso con facilidad. También necesito desconectar y volver a conectar para poder tener perspectiva y mostrar de forma más o menos clara una parte de la complejidad emocional que tiene cada persona.

¿Tu vuelta a Barcelona supone para ti un paso atrás o un paso adelante? 

Pues… decidí volver porque quiero emprender un proyecto a más largo plazo. Hacer películas de docuficción con grupos en riesgo de exclusión social aquí. Montar una plataforma legal que me lo permita y dedicarme a ello unos años. Pensé en hacerlo allí… pero hay algo que me dice que soy de aquí… que me hacía sentir de fuera estando allí. Y no me gustaba. Supongo que reconocer eso es un paso adelante.

Comentar



Parc Audiovisual de Catalunya Ctra. BV-1274 Km.1, 08225 Terrassa (BCN)
BUMAYÉ Community S.L.