facebooktwitter google-plusinstagrampinterest

ye magazine alfabeto letra r rafa goicoechea
Compartir —

Reinventa o revienta

Por:

Somos muchos los que en los últimos años hemos llegado a un punto en el que no nos queda una salida mejor, o al menos ninguna digna, para tirar adelante que el ganarnos la vida por nuestra cuenta y riesgo, realizando lo que mejor sepamos hacer, o aprendiendo a marchas forzadas a hacerlo. Vivimos días en los que la palabra subsistencia ha ido reemplazando a la expresión ir tirando, y a los recortes y privaciones que se nos imponen se van sumando los autoimpuestos a fuerza de obligación en aficiones, en caprichos y hasta lo más básico.

Hace ya tiempo que pasaron los años de falsa comodidad, en los que se podía escurrir el bulto cuando las cosas empezaban a no ir tan bien, o cuando la responsabilidad final era de otro si todo se iba al garete. Esa posibilidad se ha instalado en nuestras vidas y, al igual que otros tantos, yo he vivido en mis carnes la experiencia de proyectos o negocios que han dejado de existir, dejando atrás años de esfuerzo, de buenos y malos momentos, de amistades, recuerdos y camaraderías.

Lo que nos queda ahora, cuando uno no tiene la vida solucionada, es jugársela a la ruleta rusa“. Ya sea buceando en la economía sumergida o en las casi inexistentes ofertas de trabajo, o bien dedicando nuestro tiempo a empleos con condiciones miserables, bajo la dudosa promesa de una mejora, o la poco menos que temeraria posibilidad de #emprender. Así estamos, reinvéntate o revienta.

Cuando perseguíamos nuestras metas y sueños, para los que hemos recibido esta letanía de pésimas noticias en mitad de un proceso de aprendizaje, el golpe en la línea de flotación ha sido duro; aunque, al menos, la sacudida puede haber servido de algo.

Y es que, si hace dos años me hubieran preguntado que estaría haciendo ahora, no me habría imaginado escribiendo estas líneas, ni colaborando con mi trabajo para esta publicación ni ninguna otra. Pero, después de mucha incertidumbre y de esfuerzo sin premio, he logrado algo de reconocimiento que me permita ya no salir adelante, sino creer que es posible. En este proceso la tipografía y la creatividad han sido mi flotador, mi nube para soñar que uno puede ganarse la vida haciendo algo que ama, o al menos que merece la pena intentarlo.

Por eso, cuando me propusieron generar una serie de imágenes para este número monográfico sobre emprender pensé ¿qué mejor manera de ilustrarlo que diseñando un alfabeto? Una pieza pensada como un proceso en sí mismo, como un esquema o un plano para la construcción de algo que está en sus cimientos más básicos. Una obra que hablara sobre mi experiencia como emprendedor y que al mismo tiempo contara algo sobre este nuevo proyecto BUMAYÉ, en donde se sugiere que el proceso tiene tanto valor, o incluso más, que el producto final.

Imagen del alfabeto que Rafa Goicoechea ha diseñado para YÉ.

Imagen del alfabeto que Rafa Goicoechea ha diseñado para YÉ.

Feliz proceso” decía un artículo de esta misma revista, escrito por una buena amiga cuando todo esto arrancaba. Hoy cojo sus palabras prestadas sin permiso para desearle la misma suerte, tanto a ella como a todos los implicados en este proyecto y, por qué no, a los que hayáis tenido la paciencia de leerme hasta este punto.

Emprender no es, ni mucho menos, un atajo ni un camino a corto plazo. Así que, al menos, disfrutemos del paseo y vivamos la experiencia, porque será largo y posiblemente estará lleno de dificultades. De esta forma, tanto si fracasamos como si tenemos éxito, al menos descubriremos algo que haga que todo el trecho andado merezca la pena.

Comentar



2013
Diseño — Todojunto