facebooktwitter google-plusinstagrampinterest

_dunkin
Compartir —

Iamus, el ordenador virtuoso

Por:

¿Un artilugio virtuoso o, como sugería un artículo de la BBC sobre este revolucionario invento malagueño, ‘es la respuesta del siglo XXI a Mozart’? La revista científica Discover lo incluyó en el top 100 de los inventos del año en 2012 y numerosos medios internacionales se han hecho eco de la revelación de Iamus, el primer ordenador capaz de componer música clásica contemporánea sin intervención humana.

Bautizado con el nombre mitológico del hijo de Evadne y Apolo, el oráculo que en Delfos adivinaba el futuro a través del sonido de las aves, Iamus ha lanzado su primer disco, grabado ni más ni menos por la Orquesta Sinfónica de Londres.

Iamus fue diseñado y construido por el Grupo de Estudios en Biomimética de la Universidad de Málaga, como parte del proyecto de investigación Melomics, y se basa en algoritmos que reproducen los patrones del gusto y la sensibilidad humanos. Al combinarlos, el programa da lugar a multitud de composiciones escritas en unas partituras que, según los expertos, poseen un gran nivel de complejidad musical y son indistinguibles de cualquier composición escrita por un autor humano.

Para conocer más detalles, hemos hablado con Mariano Díaz, colaborador del proyecto, que está bajo la dirección del profesor Francisco Vico y cuenta con la participación del compositor Gustavo Díaz-Jerez, además de una treintena de colaboradores. Orgulloso, nos cuenta que el objetivo del CD era hacer con la música lo que IBM consiguió con Deep Blue y el ajedrez al enfrentarlo a Kasparov: ‘Queríamos mostrar al mundo la potencia de generación que tiene el proyecto. Entre otras propuestas, escogimos la producción de un disco con intérpretes profesionales de primer nivel y hemos llevado a cabo el reto’. Se trata de un CD + DVD producido por Melomics Records, del que se han editado 1.111 ejemplares numerados, imprescindible para melómanos y geeks. Se puede adquirir por 14,95 euros en las tiendas FNAC y en la web oficial del proyecto, donde está disponible también bajo descarga.

iamus

Una imagen de Iamus, con su inconfundible aspecto

Un ordenador que compone sinfonías es sorprendente pero sus capacidades van más allá. ‘Tiene muchas aplicaciones, como la utilización para fines terapéuticos, la reducción de la sensación de dolor, ayuda al aprendizaje (estudiantes, personas con dificultades o síndromes como autismo, Asperger…), ayuda al parto, a la conducción eficiente…. y otros muchos campos’, asegura Díaz.

Con la irrupción de Iamus se produce un cambio importante en el paradigma de la creación. Afirma que ‘Iamus genera música sin derechos de autor, disponible para que cualquier persona la pueda utilizar como base de su propia creación o como producto acabado’, listo para consumir.

Y ya en un terreno filosófico, nos preguntamos qué diferencia hay entre el procedimiento informático de Iamus y la creatividad humana. Mariano Díaz considera que hay distintas respuestas a esta pregunta. Ahora bien, mantiene que ‘si el parámetro de comparación es el resultado, la música que crea Iamus es indistinguible de la creada por un humano. Ese era el objetivo’. De hecho, al terminar la grabación con la sinfónica de Londres, el director de la orquestra afirmó que no habría sido capaz de distinguir la composición de Iamus de otra compuesta por un autor contemporáneo, mejor incluso que muchas que él mismo había interpretado, por ser una pieza ‘llena de emoción’.

Entonces, ¿debemos buscar el concepto de ‘creatividad’ en la autoría? Según Díaz, ‘hay dos partes muy importantes en el hecho creativo: la interpretación ejecutada por los músicos y el efecto generado por nuestra audición. Si Iamus crea música que, bien interpretada, nos emociona, estamos verificando este planteamiento.’ Y añade que el futuro es aún muy abierto: ‘A veces hago la comparación entre la capacidad de cálculo humana y la de una hoja de Excel. Es algo que hemos añadido a nuestro plantel de herramientas. Creo que con la música podemos estar en un fase preliminar de algo parecido.’

Iamus

Imagen detalle de Iamus

Respecto al desarrollo venidero de Iamus, nos comenta que la grabación tiene un alto coste (artistas, orquestas, estudios, técnicos…), ‘lo que hace muy dificil seguir por esa línea. La venta de discos, en especial de clásica contemporánea, no es precisamente un sector pujante (al menos hoy). Tal vez sólo la gestión de mecenazgo (privado o público) puede permitir que se editen otros discos. Mientras tanto, en Melomics se sigue trabajando en otros aspectos de la aplicación de la música que, sin duda, tienen mucho presente y mejor futuro’.

El caso de Iamus es un ejemplo de la capacidad tecnológica que podría llegar a tener nuestro país, con más apoyo y facilidades de financiación. Díaz afirma contundentemente: ‘En España hay miles de investigadores intentando llevar adelante sus proyectos. Llevamos unos años difíciles que están obligándonos a buscar financiación en otros países. Para una persona dedicada a la investigación su proyecto es algo vivo, un ser que debe vivir como sea, no importan los sacrificios.’

 

 

Comentar



2013
Diseño — Todojunto