facebooktwitter google-plusinstagrampinterest

_BurgerKing
Compartir —

Reflexiones sin respuestas, a lo ‘Abuela Cebolleta’, sobre la inmortalidad y otras trascendencias de la música electrónica en nuestro país

Por:

Planteémonos juntos la siguiente situación: imaginemos que le preguntáramos a cualquier persona de entre 45 a 65 años con la que nos cruzáramos por una calle de nuestro país si podría nombrarnos a alguno de los artistas considerados como ‘Reyes del Pop’. Seguro que este/a individuo/a, como la infinita variedad de posibles individuos con los que nos podríamos haber cruzado, como mínimo dirían Michael Jackson o Madonna. Si a este mismo posible individuo le preguntáramos por una hipotética lista de los artistas más importantes de la historia del Pop, el Pop Rock, el Rock & Roll, la música Disco, el Glam, el Funk, el Soul o el Reggea, seguramente nos nombrarían a The Beatles, Donna Summer, Elvis Presley, Freddie Mercury, David Bowie, ABBA, The Supremes, Prince, Aretha Franklin, Bruce Springsteen, The Carpenters, Duran Duran, Spanadau Ballet, Jimi Hendrix, Dire Straits, George Michael, Tina Turner, Whitney Houston, Pixies, The DoorsThe Police, Elton John, Earth Wind and Fire, Rolling Stones, Joy Division o Led Zeppelin, (*1)

Si el interlocutor tuviera entre 35-45 años, seguramente añadirían a Pet Shop Boys, New Order, Nirvana, U2, R.E.M., Red Hot Chili Peppers, Radiohead, Sonic Youth, Green Day, The Cure, The Flaming Lips, Guns N’ Roses, Los Ramones, Depeche Mode hasta Mecano diría yo. Ojo, seguramente saldrían muchos más nombres aquí. Ellos ya han vivido el boom de los mass media, el movimiento FAN, los TOP TEN de cada género, Discos de Oro, Premios de la Música y programas de videoclips en TV. Somos una generación que ha crecido con grupos y artistas que, aun con un sonido más underground, estaban presentes en la gran pantalla y en lo más alto de la industria. Eran malotes, pero también los número UNO en las listas. Eran trasgresores y underground, pero también muy mainstream. Hacían giras y llenaban estadios. También somos la generación que vivimos el primer Boom de los festivales de música en Europa y en España.

Los veinteañeros más jóvenes, digo yo, ya incluirían a Beyoncé, Robbie Williams, Amy Winehouse, obviamente a Lady Gaga, Nicky Minaj, Will.I.Am, Marc Anthony hasta los Backstreet Boys o Alejandro Sanz (digo lo que me viene a la cabeza, porque a mí estos últimos años de la música Pop me pillan totalmente sumergida en la tribu de la electrónica, pero sí que los he escuchado y seguido a mi manera. Alguno, no diré cual, hasta me gusta bastante). Pero tomen nota, por favor, del siguiente apunte: estos jovenzuelos seguramente conocerían a los primeros nombres, los que nos dijeron los encuestados sorprendidos de 50 para arriba. Y voy más allá, los de 50 para arriba seguro que saben quién es Beyoncé, Backstreet Boys o Lady Gaga. Digo yo.

¿Me siguen no?

Pero vamos a ir más allá con nuestro supuesto experimento. ¿Qué pasaría si la pregunta girara en torno a las leyendas del flamenco? De más mayores a más jóvenes, a todos les vendría a la cabeza Camarón de la Isla. Tirando un poco más, seguro que la mayoría recordaría artistas como Lola Flores, Diego el Cigala, Enrique Morente o Manolo el Caracol y, sin duda, ese Dios de la guitarra que es Paco de Lucía. Los más jóvenes incluirían seguramente a Miguel Poveda o Joaquín Cortés. Digo yo.

camaron de la isla

Camarón de la Isla

Y ya si la pregunta girara en torno a los grandes compositores de música clásica, ¿alguien duda de que casi todo el mundo, como mínimo, nombrarían a Bach, Beethoven, Mozart o Wagner? Hasta los veinteañeros les mencionarían.

Y aquí va ya la primera reflexión de ‘Abuela Cebolleta’: ¿Alguno de nosotros duda que por sus méritos todos los artistas que ya hemos citado, sin tener en cuenta el gusto personal, son merecedores de formar parte de la Historia Universal de la Música?

Seguro que, nos gusten o no, reconoceríamos la importancia de su obra en la historia de la música y, por ende, en nuestra educación musical, la que conforma la biblioteca musical que hemos heredado de anteriores generaciones, de la historia del arte en general. Pero hay un ejemplo más claro: el Flamenco. Te guste o no, no puedes decir que Camarón no es el más grande de su género, seas de la nacionalidad y la edad que seas. ¿Por qué? porque su obra es de tal belleza que la convierten en ARTE y ¿cómo no? en Patrimonio de la Humanidad.

Siguiendo la estela de las obras de Arte, ricemos el rizo un pelín más y saltemos por un segundo de la Música a la Pintura. ¿No sabrían la mayoría de interlocutores casuales cómo es El Grito de Edvard Munch, Los Girasoles de Van Gogh, El Guernica de Picasso, Las Meninas de Velázquez, La Maja Desnuda de Goya, Los Relojes Blandos de Dalí o La última cena de Leonardo da Vinci? ¿Creéis que los medios de comunicación han tenido incidencia en su fama? Yo diría que la fama de Leonardo da Vinci o Van Gogh no han llegado hasta nuestros días por los medios de comunicación sino por su mérito y aportación a la Historia Universal del Arte. Digo yo.

Y de aquí vamos directos a la yugular del experimento: LA MÚSICA ELECTRÓNICA. ¿Qué pasaría si le preguntáramos a esa inmensa mayoría entre los 45 y los 65 que nos nombraran nombres históricos de la música electrónica? ¿Qué ocurriría? ¿Creen que sabrían quiénes son Kraftwerk, Juan Atkins, Derrick May, Richie Hawtin, John Acquaviva, Sven Väth, Marco Carola, Dj Hell, Roger Sanchez, Armand van Helden, Underworld, Ricardo Vilallobos, Señor Coconut, Dj Rush, u Óscar Mulero entre muchos muchos otros?

La verdad es que no veo a mi madre (53 años) o mi abuela (en los 70 años) en la pequeña aldea de Galicia de la que provengo hablando sobre su tema favorito de Frankie Knuckles. En cambio, sí las imagino hablando de los Beatles, Aretha Fanklin o los Rolling Stones. Pero ni idea del prehistórico electrónico Frankie Knuckles, o de Lurent Garnier. Y me permito otro apunte de ‘Abuela Cebolleta’: no me digan que, si las dos son capaces de alucinar con Donna Summer o los Rolling Stones, no fliparían con ese mítico The Whistle Song. Digo yo, vamos.

¿Será porque no les llegó la información? ¿Me siguen? ¿Trasmitía la electrónica demasiado libertinaje y apertura mental quizás?

fankie knuckles

Frankie Knuckles

Me pregunto por qué no es un tema generalizado el Voltereta de Jeff Mills, que ya cumplía su décimo aniversario en el 98 y en cambio es tan conocido (me refiero para la masa en general) el Ray Of Light de Madonna del mismo año. Me pregunto por qué, si la música techno o house en todas sus versiones es capaz desde hace décadas de llenar todas las semanas discotecas y festivales de todo el mundo, en España nuestros más adultos no tienen ni idea de los logros y éxitos de los Djs, grupos y proyectos de electrónica.

¿Cómo no pueden conocer el Sometimes de Erasure (‘86), el Around the world de Duft Punk (‘97), el Insomnia de Faithless (‘95), el Praise You de Fatboy Slim (‘99) o a Mathew Herbert y su Big Band (2003)? (*2) No son temas especialmente oscuros (entendiendo por oscuro el chumba chumba al que se refieren nuestros padres cuando piensan en electrónica). Son absolutos hits de pista de baile. Dieron la vuelta al mundo, siendo aplaudidos en teatros, festivales, programas de radio especializados y, sobre todo, son claves en la historia de la música, pero nuestros padres (los más normales me refiero) no reconocerían para nada quiénes son.

Y ya no hablo de los artistas sonoros más actuales y experimentales, porque ¿cómo no le va a gustar a alguien San Francisco de BeGun?

jeff mills

Jeff Mills

Doy por perdidos a los abuelos, pero a nuestros padres y hermanos mayores, que han  convivido con nosotros de adolescentes y que, por tanto, están familiarizados con el significado de las palabras DJ, sesión, platos, pinchar, Sónar, festivales, clubber, discoteca, after, pista de baile, vinilo, cd… ¿cómo puede ser que solo puedan asociar la música electrónica a nombres como David Guetta o Steve Aoki (que ni siquiera es Dj, por cierto) o peor aún, a personajillos de corazón como Fonsi Nieto?, ¿cómo puede ser que habiendo sido España clave en la historia de la música electrónica Europea, nuestros ‘más maduros’ asocien este género a la Ruta del Bakalao con Chimo Bayo (ojo, con todos mis respetos a Chimo que es un grande), y las macrodiscotecas de Ibiza desde su peor punto de vista? ¿Por qué nuestros padres no recuerdan el KU?

Y me pongo ya del todo en tono ‘Abuela Cebolleta’ y reflexiono en voz alta ¿Qué hemos hecho mal casuales lectores míos? ¿Qué no hemos sabido contar los clubbers? ¿Qué imagen de la electrónica ofrecen nuestros medios de comunicación masivos? ¿Por qué no han perpetuado en el imaginario las actuaciones más míticas de la electrónica? ¿Por qué siendo una industria relevante de nuestro país, que mueve tanto dinero y trabajo (ya no hablo de creatividad o cultura), los españoles la desconocen por completo? ¿Por qué los diarios más importantes españoles comienzan justo ahora a tener periodistas especializados en electrónica, secciones para la crítica y difusión de este género musical?

Cabizbaja os lanzo una última reflexión ¿por qué, en la gala inaugural de sus recientes Juegos Olímpicos, Reino Unido ha rendido tributo a sus héroes del Punk, el Glam, el Rock, Heavy, el Pop Rock, el Minimal, el Techno o el Progressive? ¿Qué hemos hecho mal para estar tan lejos de ellos? ¿Por qué no somos capaces de darle el status que se merece la música electrónica en nuestra historia?

Y digo yo ¿Será lo por lo de siempre, no? Fuga de cerebros, medios de comunicación sesgados, gobiernos opresores y corruptos, y una España dominada por lo absurdo y lo banal.

Será que tienen, como siempre, que venir de fuera a decirnos que tenemos genios, como lo hicieran con Dalí o Picasso, para que me entiendan. Es lo que ha pasado con el joven productor de música electrónica de Barcelona John Talabot, al que le hemos hecho caso porque The Guardian, en enero de 2012, le concedió 5 estrellas a su trabajo ƒin y entonces sí, ya tuvo las puertas abiertas en su país.

No tengo respuestas, pero sí me permito dar un golpe en la mesa y gritar que debemos recuperar el tiempo perdido. Es nuestra obligación bloquear la vista de los mass media hacia la figura del ANTI-DJ (Paquirrín DJ por ejemplo), ahora que han descubierto al DJ, y potenciar la difusión y educación de y en la electrónica. Los que comunicamos debemos saber transmitir la magia de esta música y de sus profesionales. Los creadores no deben permitir la devaluación de su profesión y del legado que han heredado de tantos y tantos artistas que han innovado en sonido y tecnología para que ellos y la música electrónica evolucionaran.

Es responsabilidad de todos impedir que a las generaciones futuras les lleguen los inútiles. Es responsabilidad de todos recuperar y perpetuar a nuestros Rolling Stones y nuestras Aretha Franklin.

Y es que ya lo decía Claude DebussyLa música es un total de fuerzas dispersas expresadas en un proceso sonoro que incluye: el instrumento, el instrumentista, el creador y su obra, un medio propagador y un sistema receptor” o Friedrich Nietzsche, que lo dijo todo al decir, “La vida sin música sería un error”.

Perdonad la chapa. Con cariño, la ‘Abuela Cebolleta’.

pat quintero

Pat Quintero, autora del artículo

P.D: Un último apunte. Clickad en este link

(*1) Conste que los enumero sin orden, ni posición, categorías, ni mucho menos asegurando que estén todos. Han salido así, de un auto experimento.

(*2) Escojo temas muy muy conocidos para dar apoyo a mi idea de que son temas muy mediáticos.

Comentar



2013
Diseño — Todojunto