facebooktwitter google-plusinstagrampinterest

hidrogenesse
Compartir —

‘No te toman en serio. Creen que tú no te lo tomas en serio’

Por:

Carlos Ballesteros y Genís Segarra forman uno de los grupos de culto para los seguidores del art-rock electrónico. Desde que en 1998 publicaran su primer álbum, Lujo y miseria, sus canciones no han dejado de sorprendernos, por su sentido del humor y sus variados referentes. Hidrogenesse juega con su vasto imaginario, investiga y experimenta continuamente para hablarnos sobre dicotomías como el amor y el odio, lo público y lo privado, la colectividad y el individuo, y hacernos reflexionar sobre lo que está por debajo de la apariencia.

El año pasado, Hidrogenesse lanzó su último disco, dedicado íntegramente a la figura del matemático británico Alan Mathison Turing (1912-1954), que es considerado uno de los grandes científicos del siglo XX y precursor de la informática moderna. Turing fue procesado por homosexual y condenado a castración química. Al ser interrogado, admitió los cargos a pesar de conocer las consecuencias y acabó suicidándose dos años después ingiriendo una manzana que él mismo había envenenado con cianuro.

Lo curioso del caso es por qué Turing no pudo evitar decir la verdad. Los ocho temas que componen el álbum se refieren a este enigmático personaje y con él nos hacen reflexionar sobre la integridad y la libertad humanas.

P- ‘Un dígito binario dudoso’ tuvo un trabajo de documentación e investigación previo muy intenso. ¿Es frecuente ver artistas en las bibliotecas?

R- En nuestro primer disco ya pusimos en los agradecimientos a la Biblioteca de Rubí. No sabemos los demás, pero nosotros somos muy de bibliotecas. Nos parece lo normal: son cómodas, tienen de todo, y si no encuentras lo que buscas seguro que encuentras algo que no te imaginas.

P- ¿Qué cualidad de Turing os cautivó en un primer momento?

R- Nos cayó bien. Nos pareció simpático, divertido y buena persona. Además de reunir todos los valores admirables de toda la vida: valentía, inteligencia, honestidad…

P- Turing confesó su homosexualidad ante la policía aún sabiendo las consecuencias. Según vuestras propias conclusiones, fue una decisión y no un acto de ingenuidad. Optó por decir la verdad sin disfrazarla. ¿Nos hemos acostumbrado a hablar con exceso de diplomacia, a imagen y semejanza de nuestros políticos? ¿Es más necesaria que nunca la literalidad de Turing?

R- Nos gusta esa literalidad patológica, un tipo de disfunción que te impide fingir, disimular o aparentar. Nuestra canción ‘Disfraz de tigre’ hablaba de una persona así. Eso nos encantó de la historia vital de Turing, que era un poco como la protagonista de nuestra canción.

P- Su confesión ante la policía convierte a Turing en un referente de la lucha contra la homofobia. En las últimas semanas hemos podido ver en los medios como en Rusia se ejerce violencia sobre los homosexuales con total permisividad por parte del Kremlin y hemos leído como en Italia el suicidio de gays que se sienten presionados socialmente es algo todavía muy común. A día de hoy la libertad y la dignidad continúan teniendo un precio muy alto…

R- El ejemplo de Turing está muy bien: yo hago y digo eso aunque sea ilegal, aunque me castiguen, porque no está mal. Las leyes cambian, ahora prohiben y mañana protegen.

P- ¿Cuántas condenas os han caído encima por ir por el mundo diciendo verdades? ¿Os consideráis músicos suicidas?

R- Todas las condenas y las penas que nos caen son siempre por usar el sentido del humor. Es lo de siempre. No te toman en serio. Creen que tú no te lo tomas en serio. Sospechan de ti, te prejuzgan.

P- Turing fue uno de los grandes precursores en el ámbito de la informática. ¿La aproximación a la figura del matemático ha potenciado vuestro acercamiento artístico a la tecnología? ¿La tecnología es capricho o necesidad?

R- Siempre hemos hecho música con instrumentos electrónicos y ordenadores, por convicción. Porque te permiten crear sonidos, componer ritmos y terminar canciones de una manera totalmente idealista, abstracta: las ideas que uno tiene las puede realizar sin importar las limitaciones de los instrumentos, ni las propias limitaciones.

P- ¿Y componer para videojuegos, capricho o necesidad? ¿Es más digno exponer canciones en galerías de arte?

R- Desde hace unos años hemos decidido decir que sí a todo: canciones para videojuegos, para exposiciones de arte, para vídeos promocionales…

hidrogenesse

Genís Segarra y Carlos Ballesteros, Hidrogenesse

P- Youtube se ha convertido en el gran escaparate de música a nivel mundial. ¿Youtube es el amigo o el enemigo?

R- YouTube es un medio, una especie de mediateca. Es un archivo abierto a todo el mundo, que se puede usar para promocionar un proyecto o simplemente para compartir lo que haces. Sería raro pensar que es ‘el enemigo’.

P- Las plataformas de vídeo obligan a ilustrar las canciones con imágenes, echamos de menos las imágenes en un concierto sin visuales… ¿Vivís de manera natural este vínculo cada vez más estrecho entre música y vídeo?

R- Es un poco cansino, sobre todo las proyecciones en los conciertos, que a veces son redundantes o incoherentes. Los videoclips pueden ser una esclavitud para los grupos, porque no a todo el mundo le interesa que le graben en video haciendo el tonto, o intentando ser uno mismo, y mucho menos que alguien se invente unas historias con unos temas que ni te van ni te vienen.

P- ¿Cómo se consigue tener proyección y evitar ser arrastrados por las tendencias del mercado global?

R- No sabemos cómo se consigue tener proyección. Nosotros no pensamos en las tendencias del mercado global.

P- ¿Vuestro próximo proyecto será finalmente ese disco ‘arqueológico’ con el que ya habíais empezado a trabajar, o es algo que ha quedado fosilizado?

R- Pues cuando nos pongamos a grabar esas canciones igual tenemos la sensación de recuperar unas reliquias. Ya veremos.

Comentar



2013
Diseño — Todojunto