facebooktwitter google-plusinstagrampinterest

vanessa palomo blanco negro
Compartir —

‘Hay un exceso de información que proviene de entidades que no necesariamente tienen nuestra salud como principal prioridad’

Por:

Vanessa Palomo trabaja en escuelas pero no es maestra. Su labor en los centros consiste en hacer cuestionarios y realizar mediciones. Es investigadora de campo para un estudio que analiza qué comen los niños a lo largo del día y qué tipo de actividades desarrollan. Habla con los docentes, con los padres y también con restaurantes escolares, médicos, centros deportivos y ayuntamientos.

70 municipios españoles participan en programa iniciado en 2007 e impulsado por la Fundación Thao, una organización no lucrativa que promueve estilos de vida saludables, especialmente entre la población de 0 a 12 años. Su reto es promover una alimentación equilibrada, actividad física regular y buenos hábitos de descanso.

P- ¿En qué punto se encuentran actualmente los índices de obesidad infantil en España?

R- Un análisis de Fundación Thao basado en una muestra de 20.668 niños y niñas españoles entre 3 y 12 años, dio como resultado un 28,3% de sobrepeso y obesidad (21,2% con sobrepeso y 7,1% con obesidad). Las estadísticas del Ministerio de Sanidad apuntan a un 27,8% de jóvenes que padecen obesidad o sobrepeso. Son porcentajes significativos.

P- ¿En Europa los datos son similares? ¿Estados Unidos continúa siendo el principal referente por malos hábitos alimentarios entre la población infantil?

R- Al nivel mundial, el índice de obesidad y sobrepeso está creciendo. En Europa, la prevalencia de sobrepeso entre niños y adolescentes está alrededor del 20%. España es uno de los países con más prevalencia. Los Estados Unidos son quizás el territorio más reconocido por tener malos hábitos alimentarios y prevalencia de sobrepeso y obesidad; pero, en realidad, México es el país con el porcentaje más alto de sobrepeso y obesidad en el mundo. La prevalencia en países del Tercer Mundo está creciendo bastante.

P- ¿Qué estamos haciendo mal?

R- No creo que se pueda definir con una sola respuesta. El aumento de sobrepeso y obesidad es el resultado de muchas influencias en nuestra vida cotidiana. En general, se puede decir que somos más sedentarios. Pasamos mucho tiempo sentados en el trabajo o en casa, mirando la televisión, jugando a videojuegos, delante del ordenador.

Por otro lado, tenemos cada vez más influencia de la industria alimentaria, que nos ofrece fórmulas para cocinar más rápido pero que, a la vez, nos distancia más de los alimentos crudos, naturales y de un buen plato de comida. Nos faltan horas del día y buscamos maneras de ser más eficaces con nuestro tiempo. En nuestras dietas eso implica comida rápida, frita, pre-preparada. Comemos on the go y, en muchas ocasiones, productos muy procesados con ingredientes que a veces ni siquiera sabemos qué son.

obesity

Una cuarta parte de la población infantil sufre sobrepeso

P- McDonalds, Burger King, Kentucky Fried Chicken… ¿Siguen siendo el eterno Enemigo?

R- No podemos echar toda la culpa a los restaurantes de fastfood. No nos ofrecen la comida más saludable del mundo pero no van a desaparecer. Lo que sí podemos hacer es cambiar nuestra actitud y hábitos. Comer en un McDonald’s de vez en cuando no nos provocará sobrepeso, aunque sí puede ser un factor que, entre muchos otros, nos acabe causando problemas de salud.

P- ¿Dónde está el punto de equilibrio entre, por un lado, la prevención de la obesidad y, por otro, la prevención de la anorexia y otros trastornos similares?

R- Esta es una cuestión muy interesante. La verdad es que la prevalencia de obesidad y sobrepeso es muchísimo más alta que la de la anorexia o bulimia, aunque esto no significa que no sean un problema serio también. Creo que, como sociedad, hemos perdido la noción de dieta saludable o cuerpo sano y nos vamos a los extremos. Tanto obesidad como anorexia son el resultado de cuestiones psicológicas dentro de nosotros mismos. Al final, lo importante es no mirar la comida como un obstáculo, como algo malo, sino como algo que se puede disfrutar, compartir y que nos nutre. De todas maneras, con tanta información de expertos y no expertos es difícil hoy en día saber cómo comer bien y cuidar de uno mismo.

P- ¿El ámbito familiar está inculcando a los pequeños hábitos equivocados a causa de tendencias, modas e información que no proviene de profesionales en la materia?

R- Padres y madres siempre intentan e intentarán hacer lo mejor por sus hijos. En lo que se refiere a sus dietas y a todas las cosas. Pero sí es cierto que en la actualidad hay un exceso de información que proviene de entidades que no necesariamente tienen nuestra salud como principal prioridad. Por eso, programas como Thao-Salud Infantil son tan importantes. Ayudan a educar de manera accesible y profesional sobre hábitos saludables y medios de prevención de obesidad.

P- Y en relación al tema tratado, ¿cuál está siendo el papel de la televisión y su cada vez más amplia oferta de programas de cocina?

R- La televisión puede llegar a ser una gran plataforma para educar sobre cocina. Pero es importante tener en cuenta que su prioridad es la diversión. Es básico analizar siempre qué intención hay detrás de cada programa.

P- ¿El sistema educativo actual se preocupa de promover buenos hábitos?

R- Participar en el Estudio Thao–POIBC me ha dado la oportunidad de visitar muchos colegios de Catalunya y ver como están actuando con los niños. Existen proyectos para favorecer buenos hábitos como, por ejemplo, el desayuno saludable o los huertos escolares. Sin embargo, las escuelas están tan saturadas de trabajo que no pueden asumir la responsabilidad de hacerlo todo. La educación en este ámbito también tiene que venir desde casa y la familia. Por este motivo, son tan importantes las acciones a nivel comunitario y municipal. Recibir educación sobre alimentación, agricultura o cocina, es esencial no solo para los niños sino también para los adultos, porque si los padres y madres no adquieren hábitos correctos nunca los van a poder transmitir a sus hijos.

P- ¿Nuestros hijos e hijas comerán mejor que nosotros cuando sean adultos?

R- Eso depende. Tendrán acceso a una cantidad más amplia de productos y alimentos. Pero eso no significa necesariamente que serán de mejor calidad. Además, los índices de sobrepeso y obesidad actuales en la población infantil nos indican que nuestros hijos e hijas sufrirán más enfermedades que nosotros.

Pero todo eso dependerá completamente de las acciones que impulsemos ahora. Cada vez vamos tomando más conciencia de dónde proceden los alimentos, qué contienen o cómo se prepara un buen plato. Si a ese mayor conocimiento le añadimos buenos hábitos en cuanto a actividad física y descanso, todos podremos llegar a estar más sanos.

-

* La foto que acompaña al texto tiene licencia creative commons con algunos derechos reservados por fotemas

Comentar



2013
Diseño — Todojunto