facebooktwitter google-plusinstagrampinterest

pierre-javelle
Compartir —

¡Juega con la comida!

Por:

No queremos volver a oír eso de que ya está todo inventado. Bueno, quizá sí ya esté todo inventado, pero no sabemos aún para qué puede llegar a servir.  A ver. Claro que inventamos la zapatilla, incluso el flip-flop, pero ¿podíamos imaginar que un día alguien haría un monumento en medio de la calle con miles de flip-flops? Ahí está el Macaco Gordo de Florentijn Hofman, en Sao Paulo y, una vez que hemos visto y rodeado la escultura, pensamos ¡Pues claro que es posible! Sí, este tío lo ha hecho. Con un par.

Tomemos ahora la perspectiva opuesta a la de la obra de Hofman. Imaginemos esas miniaturillas que hacemos con el papel y los restos de las cajetillas de tabaco que dejamos aparcados en el cenicero de la terraza. ¿Qué pasaría si ese micromundo fuera un auténtico Shanadú con fuentes de cerveza? Los huesos de las aceitunas podrían ser pequeños Calimeros que bajan en trineos sobre nieve de papeles de tapas, las chapas de la cerveza podrían ser ollas donde cocer a exploradores blancos perdidos en el África de Tintin y así, hasta donde vuestra imaginación alcance.

No sé si Pierre Javelle y Akiko (Minimiam) fumaban, pero sí que un día empezaron a ponerle talento y horas a eso de hacer miniaturillas. Imagino cómo fue el primer día que se les ocurrió jugar a sacar fotos de los pequeños tinglados escenográficos que montaban. Probablemente pudo ser en la mesa de un restaurante.

De hecho, en la entrevista que realicé a Pierre, él admite que les llegó primero el gusto por la buena cocina. Durante una temporada fueron fotógrafos para magazines de cocina y hacía tiempo que Pierre quería trabajar con juguetes. Los dos querían hacer algo sorprendente ¡y lo consiguieron!

minimiam 2

Como en todo juego, no sabían que al cabo de unos años las fotos de sus micromundos se publicarían en Internet. Así, he podido observar un ciclista a punto de caer en una panocha de maíz, una Lolita en la cima de una bola de de crema (île flotante), un cocinero italiano como serial killer que va cortando spaghetti bolognese (¿Se acuerdan de Seven?) y mi preferido, un skater detenido en el aire, a la salida de un half-pipe hecho de aguacate.

minimiam 1

Los Minimiam buscan inspirar, congelar una anécdota para que el espectador complete en su imaginación la secuencia. Su intención es hacer piezas recreativas y saben que su elección les lleva a ser no comerciales en el mercado del arte.

Solo se pusieron serios una vez, haciendo una serie de fotografías llamada Guerra, pero ni así. Quisieron imitar una explosión con una granada, utilizaron una granada abierta (la fruta). En sus micromundos siempre hay un guiño al humor.

minimiam 3

Creo que su capacidad para ilustrar y para provocar una sonrisa ha sido decisiva para que ahora se los disputen agencias de publicidad, como Publicis para nutrir la comunidad de Nescafé en Facebook. ¿Qué mejor que la ternura de estos pequeños pesebres gastronómicos, que cuentan historias e incluso te hacen sonreír, para asociarla a tu marca?

Más allá de su producción para marcas concretas, los Minimiam han hecho en silencio un trabajo importante, seguramente sin pretenderlo. ¿Conocemos una manera mejor de llamar la atención de niños y mayores para que sonrían o simplemente contemplen durante unos segundos el interior de un aguacate o un romanesco? y si comemos por la vista ¿cuántos niños podrían morder por primera vez una hoja de espinaca después de ver una escena de aventuras que transcurre en medio de una ensalada?

minimiam 4

Podéis leer la entrevista completa en francés a Pierre Javelle en el siguiente enlace. Realizada por Francina Vidal el pasado 20 de enero de 2014. 

Comentar



2013
Diseño — Todojunto