facebooktwitter google-plusinstagrampinterest

fuckyouverymuch-03 bn ok
Compartir —

Fuckyouverymuch, ética y estética

Por:

Valeria Franceschini es co-fundadora de Fuckyouverymuch, una firma de moda muy poco convencional. Al primer vistazo, sus prendas y complementos parecen sólo irreverentes pero, si nos acercamos un poco, descubriremos la aguda reflexión que esconden. En sus creaciones, el comportamiento humano y su papel en el mundo son tan importantes como los tejidos que les dan forma. Valeria nos cuenta por qué vestir también es una forma de activismo social.

Entonces… comenzaré contando cómo se formó nuestra marca FYVM. Después de los estudios y de un periodo de reflexión con viajes fuera de Europa, me matriculé en una escuela de diseño de moda en Milán. Creo llevar en la sangre mi pasión por el vestuario, ya que en mi familia hay varios sastres. Cuando empecé a asistir a los cursos me di cuenta de lo que debería ser la orientación de mis creaciones.

Estaba rodeada de mucha superficialidad. Me aburría dibujar maniquíes y ropa en cadena. Con esto no pretendo ofender a nadie a quien le guste hacerlo, pero aquello no iba con mis inquietudes personales ni mi conciencia social. Visto con el tiempo, desde donde me encontraba a donde me encuentro ahora, siempre me he sentido impulsada a utilizar este gran medio en otro sentido. Siempre con el apropiado gusto estético, pero investigando en busca de una manera de expresar mis emociones e ideas, mi malestar y sobre todo para dar voz a mi protesta.

fuckyouverymuch-05

Conocí a la futura co-fundadora de FYVM en un festival de música electrónica. Éramos dos italianas que se encuentran en una playa de Brasil. De aquel momento surgió una gran conexión, continuada con altibajos, pero constante en el tiempo. Ella vivía cerca de Florencia y yo en la isla de Elba, ambas en la Toscana. Miles de proyectos e ideas locas llenaban nuestras mentes y nuestras charlas.

Ella acababa de graduarse en la escuela de intérpretes, seguido de un curso de fotografía, cuando inició su primera investigación antropológica. Comenzó a alimentar su gran pasión, cada vez mayor, por el culto a la Gran Madre. Fue el estímulo para una evolución de los temas tratados que plasmábamos en nuestras creaciones. Así pues, tenemos dos mujeres inquietas, dispuestas a usar su creatividad y expresarla haciendo moda… una palabra un poco extraña para FYVM, visto nuestro alejamiento voluntario de la forma convencional de sus mercados, reglas de producción, distribución, balances financieros, etc.

fuckyouverymuch-04

Los temas sociales abordados por FYVM son muy diversos: la pornografía (nuestros primeros trabajos fueron bolsos creados a partir de revistas pornográficas de los años 70), el consumismo (recurrimos al reciclado de piezas de plástico y otros materiales), la religión (reutilizamos parafernalia católica y de otros cultos) o los vestidos tradicionales (como medio de expresión de nuestra necesidad de unidad universal, el derecho a formar parte de una sociedad sólida y espiritualmente a salvo).

fuckyouverymuch-13

Pienso que los seres humanos ya hemos creado y producido suficiente. Es momento de parar, reflexionar y reutilizar circularmente los preciosos recursos que nos han sido donados, por los que debemos dar gracias todos los días. Igualmente podemos permitirnos ser unos apasionados fashionistas y tener un sentido estético fuertemente desarrollado, pero eso no significa ser víctima del consumismo, violentado sin cesar a merced de la moda de cada momento, sin la menor posibilidad de ser individuos libres y únicos.

Debemos tratar de entender cuáles son los factores que llevan a una persona a seguir la moda. ¿Por qué tendemos al uniforme? ¿y por qué queremos parecer todos iguales, en vez de usar la moda como un medio exclusivo para identificarnos, sin engañarnos a nosotros mismos ni advertir que somos iguales al resto del rebaño? FYVM trata entonces de permanecer fiel a esa ideología, creando sólo colecciones de piezas únicas, de conceptos sólidos, usando materiales naturales.

fuckyouverymuch-10

Utilizamos el término “colecciones” para enlazar temáticas en un argumento continuo. Hemos asignado el título “Breaking the rules” para dar sentido a todas las líneas y así tenemos Rompiendo las reglas de la religión, Rompiendo las reglas del consumismo, Rompiendo las reglas de la pornografía o Rompiendo las reglas de la vestimenta tradicional. Estos caminos abiertos me dan un trabajo infinito. Profundizo en ellos a medida que encuentro materiales y tejidos que puedo incorporar a cada línea.

Cada pieza es única y no podemos reproducirla en serie. No es un simple collage de trocitos de tela recuperada, sino que cada detalle está lleno de connotaciones simbólicas. De modo que quien se anime a vestirlo, debe ser consciente del ritual en el que se adentra. Es dejarse envolver por una alegoría de contradicciones, que dialogan o se oponen entre ellas, un campo de batalla de representaciones sagradas.

En mi vida y en mi trabajo hay un marcado componente espiritual. La moda actual no deja espacio para cosas así. Es muy común encontrar la parafernalia de la liturgia y sus símbolos en la ropa que viste la gente por la calle, pero esa presencia no tiene nada que ver con la espiritualidad, sino con el oportunismo. Se apropia de la iconografía religiosa para convertirla en cultura pop. Llevar una camiseta impresa de cruces o con la Virgen de Guadalupe tiene tan poca transcendencia como llevar una de los Ramones.

fuckyouverymuch-01

La moda es capaz de comer cristales y beber veneno, pero en su estómago todo se vuelve inocuo, banal y superfluo. Lo digiere todo para devolvérnoslo sin cafeína, sin azúcar y sin grasa. Creo necesario dignificar el componente humano, desde la costurera que teje un paño a la mujer que se cubre con él. No es un proceso inocente. Todo tiene una huella en la sociedad, en la naturaleza y en las personas. No podemos permitirnos ser ciegos a esto.

Pienso que vestirse es más que una muestra del folclore contemporáneo. También es un gesto político y económico, que nos delata como personas sensibles. Es un acto teatral que saca a la luz lo que queremos mostrar y lo que queremos esconder. Nuestra militancia o nuestra sumisión saltan a la vista. Mis creaciones buscan airear la paradoja de contradicciones que vivimos, el tormento mental que supone desear ser responsables, estar llenos de buenas intenciones y actuar de acuerdo a nuestro propio pensamiento. En definitiva, vestir nuestra alma como le corresponde y, si es bello, justo y de calidad, ¡pues tanto mejor!

Comentar



2013
Diseño — Todojunto