facebooktwitter google-plusinstagrampinterest

guia-basica-souvenir-3
Compartir —

Pequeña guía básica del souvenir

Por:

El término “souvenir” viene del francés y significa, literalmente, memoria o recuerdo; aunque en realidad, y en la práctica, un souvenir es algo que te da por comprar cuando estás de viaje por una de estas tres razones.

A. Recordar fuerte tu fantasbulosa experiencia fuera de casa, porque las miles de fotos que has hecho no son suficientes.

B. Hacer que tus familiares y amigos recuerden para siempre (o hasta que por fin tiren a la basura el truño que les has llevado) tu fantasbulosa experiencia fuera de casa.

C. Compromiso puro y duro para con tus compañeros de trabajo que siempre esperan recibir algo, los muy zánganos.

Un souvenir suele tener una historia que le acompaña. Y menos mal, porque la mayoría son una mierda pinchada en un palo y solamente se salvan por la susodicha historia. Pensadlo. Todos tenéis en casa algún objeto horrendo que aún no habéis desintegrado, porque os recuerda algo o a alguien. ¿Sí? Sois una pandilla de sentimentales.

Los que tenéis espíritu de contradicción (por no decir otra cosa) estaréis pensando algo como “No, no. Yo tengo souvenires bellos, hermosos, valiosos en todos los sentidos, y que atesoro como si formaran parte de mi ser”. Vale sí, además de ser un poco cursis, también tenéis razón, porque souvenires hay de muchos tipos. Ahí que voy.

Souvenir chucky. Dícese del souvenir FEO, el que atenta contra todo sentido de la estética y de la integridad humana. El souvenir chucky es, además, cutre, preferentemente de plástico y pintado con el orto. Aunque el souvenir chucky hará las delicias de esa tía tuya que tiene el salón lleno de figuritas infectas de los 20 duros (ahora “los chinos”), si eres ULTRA GUAY puedes insuflar en tu souvenir chucky el efecto tróspido, o hipster o homeless, o, para entendernos, el “es tan feo que mola”. Yo lo llamo el souvenir chucky con premeditación y alevosía, o lo que es lo mismo, cuando le compras a ese amigo tuyo tan modernuqui uno de esos bolis con mirilla y fotos rotativas en plan “recuerdo de Cuenca”… porque los dos sabéis que mola mogollón de una forma retro-vintage que gran parte de la humanidad es incapaz de comprender.

guia-basica-souvenir-roger-ok

Souvenirs en Pisa (Italia). Fotografía de Roger Grasas.

Souvenir cuqui. Este es todo lo contrario al anterior y, además, la mayoría de las veces requiere no ser un souvenir típico, sino algo como esos pendientes tan moninos que podrías haber comprado en cualquier tienda pijuchi de tu ciudad, pero que encontraste en ese lugar tan entrañable aquella tarde paseando por una pintoresca calle de <ponga aquí su lugar preferido>. Lo mejor del souvenir cuqui es que cuando lo usas, te lo pones o lo enseñas, alguien te dirá ¡Oh! ¡qué cuqui! y entonces podrás poner voz de interesante y decir Lo compré en ese lugar tan entrañable una tarde paseando por una pintoresca calle de  <ponga aquí su lugar preferido>. Sí, todos somos un poco show off.

Souvenir MoMa. Llámale MoMa, Louvre, British Museum, o la oda a la cultura que se os ocurra. Da igual, porque todos estos lugares tienen esas tiendas ultra cool con infinidad de souvenirs súper caros, pero intelectual y estéticamente molones que te hacen quedar fetén, incrementan tu cociente intelectual y, en la mayoría de los casos, justifican el rato aburrido de narices que has pasado en salas interminables de obras de arte súper imprescindibles. Recordad amigos: no importa lo destrozados que tengáis los pies después de intentar zamparte todo el MET en una mañana, siempre quedan energías para pasarse un rato largo en la tienda.

Souvenir gocho. Otro clásico: la comida. Desde queso apestoso a latas de fruta-cola con sabor a mango, pasando por esos chocolates que son todos lo mismo pero que los han envuelto con foticos de <ponga aquí su lugar preferido>. Como sois todos muy listos y habéis viajado mucho, sabréis que el souvenir gocho es ideal para multitudes: puedes comprar dos bolsas grandes de cualquier mierda y ya tienes a la oficina apañada. Lo que me lleva al siguiente tipo de souvenir.

Souvenir “y con esto te apañas”. No excluyente (y muchas veces complementario) del souvenir gocho, el souvenir “y con esto te apañas” tiene que ser barato y venir en grandes cantidades. Puede ser comida, golosinas o cualquier otra chuminada que hayas comprado casi al mayor. Lo importante es que cuando lo compras, piensas en los destinatarios y dices “y con esto se apañan”.

Souvenir “the real deal”. Es algo así como cuando los ricachos ingleses de hace un siglo se iban a Egipto y se volvían cargados de momias y tal. La madre de todos los souvenirs, the real deal. Nada de cacharros fabricados en China y vendidos al lado de la Torre de Pisa. No. El souvenir “the real deal” es algo como una biblia robada en un hotel de carretera en los Estados Juntitos, o una ficha de juego toda gastada de Las Vegas, o incluso la típica tarjeta de metro que hemos usado en nuestro viaje. Nota: la tarjeta no la regaléis, garrulos, mejor la guardáis bien con las monedicas que os han sobrado, ¿ok?

Souvenir “ya que”. O el souvenir bajo demanda tocahuevos. Es el típico “ya que vas a <ponga aquí su lugar preferido>, ¿me puedes traer <ponga aquí cualquier ñordez>?  No me importa que no te vaya a caber en la maleta, o que te vayan a cobrar más por sobrepeso en el puñetero aeropuerto. Gracias, eres un solete”. Que te den. Seguramente a la mayoría no tengo ni que explicaros que el souvenir “ya que” se neutraliza con un “Uy, es que justo cuando pasé estaba cerrado” o un “Uy, es que busqué y busqué pero no tenían tu talla”, o un “Uy, es que se les habían agotado las tazas en todo Berlín. Fíjate”.

guia basica souvenir roger grasas 3

Tienda de souvenirs en Grecia. Foto de Roger Grasas.

Así que ya sabéis: comprad souvenirs con responsabilidad, leches, que con un poco de suerte llegáis a casa con el tipo de souvenir más codiciado: el souvenir que mola, que tampoco excluye ninguno de los anteriores, pero mola, y no os hace desear que se extinga la raza humana a manos de una revolución de camisetas estampadas con un “Alguien que me quiere mucho me trajo esta camiseta de <ponga aquí su lugar preferido>”.

Links Montse Cebrian      Web     Twitter

Comentar



1 Comentario

  1. Por —
    Fecha —
    29 / 07 / 2014

    [...] Pequeña guía básica del souvenir – Spanish [...]

2013
Diseño — Todojunto