facebooktwitter google-plusinstagrampinterest

Foto-Stefanie-Roth-2BN
Compartir —

“Nos hemos instalado junto a la Barceloneta con la ilusión de formar parte de este entorno y, modestamente, convertirnos en un vecino más”

Por:

Barcelona es dinámica, creativa y convincente. Es la niña bonita de los prestidigitadores del marketing. Mágica, arrebatadora y subyugante, su atractivo no tiene fin. Nos tiene hechizados a todos. Ha conseguido que en cada gesto suyo veamos un logro. Nos convence de que se reinventa cada vez que se repite. Creemos conocerla y, de nuevo, riza el rizo. Su abrazo se expande, se despliega, cada vez más.

Ahora dispone de un nuevo hito en la cumbre de la exclusividad. Hemos entrevistado a Stefanie Roth, Public Relations Manager del hotel W de Barcelona, que nos presenta este nuevo icono del turismo de lujo abierto a la ciudad.

P- Como ciudad turística, Barcelona está explorando todas las posibilidades (los cruceros, el ocio juvenil, las compras, la gastronomía, la cultura, los negocios, etc.) creando la marca de un destino irresistible. ¿Es compatible todo simultáneamente; podemos acoger todas esas iniciativas sin que entren en conflicto unas con otras? ¿La fórmula podría morir de éxito?

R- Barcelona se ha convertido en una de las capitales turísticas del mundo, y ello es, precisamente, porque tiene una oferta completísima que va de la gastronomía y la cultura hasta los negocios, pasando por la música, la arquitectura, el entretenimiento…

Es un destino que tiene algo que ofrecer a todo visitante. Esta riqueza en la oferta es uno de los puntos fuertes de nuestra ciudad. Barcelona es capaz de combinar varios tipos de turismo en una sola visita, y eso es parte imprescindible de su esencia, su encanto y su éxito.

P- El W supera las prestaciones de un hotel tradicional. Más allá del simple alojamiento o la logística para convenciones, ofrece una experiencia singular para el visitante en un emplazamiento excepcional. ¿Asistimos a un nuevo negocio de las experiencias y las emociones?

R- La marca W ha demostrado que el lujo ya no tiene que definirse por el protocolo y la formalidad. W Barcelona trae una combinación sin precedentes de entretenimiento, servicios, delicias gastronómicas, happenings, vida nocturna y hospitalidad a uno de los destinos más excitantes de Cataluña y España. Todo ello, con un estilo cool, fresco, creativo y siguiendo la filosofía Whatever/Whenever, que invita a trendsetters y a los jetsetters más sofisticados a entrar en un mundo donde todo es posible. Además, por su ubicación, ofrece fabulosas vistas panorámicas al mar y a la vibrante ciudad condal prácticamente desde todas las habitaciones.

W-exterior2

Imagen exterior del hotel W Barcelona.

P- ¿Los grandes hoteles contemporáneos buscan ser hitos arquitectónicos? ¿Ser icono de modernidad es un reclamo premeditado para el cliente?

R- Hoy, además de espacios, servicios y comodidades, el hotel 5 estrellas debe aportar un estilo distintivo y valioso, una ubicación única y privilegiada, transmitiendo conceptos y creando sensaciones. Los usuarios de los hoteles de más alta categoría buscan vivir algo único y exclusivo, y valoran el alojamiento como una experiencia de estilo de vida. Por eso, en nuestro caso creemos que es indispensable combinar de un modo cool, exclusivo e imaginativo los valores como la propia arquitectura de vanguardia, el diseño, la moda, la gastronomía, la cultura, la música… para hacer que el cliente entre en el mundo de W Hotels.

Creemos que W Barcelona se ha posicionado como un icono urbano de Barcelona, a orillas del Mediterráneo, que está abierto a las nuevas tendencias, a la vanguardia y a la modernidad en todos los aspectos.

P- El hotel apuesta por integrarse en la escena cultural de Barcelona como un miembro activo ¿Se complementa así su línea de negocio con un valor añadido?

R- Más que un hotel de lujo, W Barcelona es un destino de estilo de vida en sí mismo. Un lugar donde vivir una experiencia. Es también un lugar abierto a la ciudad, que forma parte de Barcelona, de su movimiento, y se mueve con ella y sus tendencias. Somos un concepto moderno, joven y de diseño, cercano a nuestros visitantes. Nuestros clientes ideales se sienten identificados con W Hotels y buscan un estilo de vida vanguardista, un lugar que les de acceso VIP a un mundo WOW.

Creemos que quien escoge un hotel cinco estrellas no sólo busca exclusividad, calidad y servicio, sino vivir una experiencia distinta e inolvidable. Por eso desde W Barcelona creemos que es muy importante crear espacios espectaculares que animen a mezclarse y a divertirse, tener un equipo dedicado plenamente a satisfacer las necesidades de los huéspedes y aportar el máximo valor y creatividad en la gastronomía, el ocio, wellness, la música, el diseño…

Nuestra marca tiene una personalidad muy diferenciada que atrae a un público local e internacional independientemente del contexto económico. En definitiva, creemos que W Barcelona atrae a visitantes de todo el mundo que conocen la marca o que se identifican con ella, contribuyendo a situar la ciudad como destino de referencia para un turismo de estilo de vida. Nuestros clientes aprecian los conceptos que nos definen –diseño, música, estilo, creatividad, moda…–, y que trasladamos a todos los elementos W Barcelona.

P- El turista evoluciona. Se ha diversificado, al mismo tiempo que se ha hecho popular. En vuestro caso ¿podríamos hablar de un visitante que ya no desea ser considerado un simple turista, incluso que prefiera pagar un extra para ser tratado como un invitado?

R- El mundo del lujo está cambiando gracias a esos clientes y visitantes a los que no les mueve el dinero en sí mismo o los símbolos de estatus, sino la narración de grandes experiencias. Les interesa viajar y dedicar tiempo y dinero al ocio, y están preparados para pagar más por experiencias VIP únicas. Por eso sabemos que es básico que nuestros equipos reconozcan estos cambios y adopten nuevas habilidades y maneras de trabajar para atender eficientemente estas nuevas expectativas.

P- El cliente del W se aloja en un anexo sobre el mar. Literalmente, sobrevuela la ciudad y planea exento de sus molestias mundanas. ¿Es el hotel perfecto para quien no desea pisar fuera de la alfombra?

R- Somos un destino en sí mismo, nos definimos a veces incluso como un resort urbano, pero también es verdad que nuestros clientes eligen nuestro hotel por su ubicación para vivir Barcelona, conocerla, descubrirla desde nuevas perspectivas… Nosotros siempre les animamos a experimentar de lleno nuestra ciudad, es uno de los grandes atractivos que ofrecemos. Siempre estamos a la última de lo que es nuevo y próximo en música, moda y diseño, nuestros W Insiders proporcionan a nuestros huéspedes un acceso exclusivo a todo lo que es tendencia en Barcelona.

De esta manera, nuestros clientes –locales y visitantes– pueden disfrutar de todas nuestras ventajas, como nuestras fantásticas vistas de la ciudad o nuestros fabulosos espacios abiertos al público, pero por supuesto también salir a disfrutar de otros espacios y actividades de la ciudad.

W-interior

Imagen del WET Deck en el interior del W Barcelona.

P- El edificio parece un vecino rico asentado en un distrito humilde. ¿Qué hace para resultar simpático, caer bien a los que ya estaban antes e integrarse?

R- W Barcelona está en uno de los barrios con más tradición e identidad más fuerte de la ciudad. Nos hemos instalado junto a la Barceloneta con la ilusión de formar parte de este entorno y, modestamente, convertirnos en un vecino más. En todas nuestras selecciones de personal destinamos siempre un porcentaje de entrevistas a los vecinos de la Barceloneta. La llegada de W Barcelona contribuyó a acelerar proyectos de adecuación del espacio público que han acercado la playa y el paseo de la Barceloneta a locales y visitantes. Una prueba de ello es el éxito de los locales de restauración y ocio que se hallan alrededor de nuestro hotel.

P- Ya desde su construcción, el emplazamiento del hotel dio lugar a alguna controversia, especialmente entre los vecinos de la Barceloneta ¿Se ha acallado esta polémica? ¿El barrio ha notado algún impacto positivo? ¿En algún momento el cliente del W se detiene en él?

R- El caso de W Barcelona es realmente especial, ya que ofrecemos un espacio singular por sus características arquitectónicas y por su ubicación, que permite tener unas vistas panorámicas del skyline de la ciudad y del mar. Estamos muy contentos de poder afirmar que mantenemos una relación fantástica con nuestros vecinos de la Barceloneta, tanto es así que hemos colaborado ya en distintas ocasiones con asociaciones y organizaciones locales y con iniciativas muy interesantes.

P- Barcelona ha conseguido ser un destino estimulante en cualquier momento del año. De sus múltiples facetas ¿cuál es la preferida del cliente medio del hotel?

R- Barcelona se ha convertido en un destino turístico de referencia en todo el mundo por la variedad de su oferta, que va mucho más allá que el sol y la playa. Es cierto que el buen tiempo y, en nuestro caso la ubicación privilegiada con la que contamos, es un atractivo para nuestro cliente. Pero, en realidad, lo que se aprecia es la atmósfera, la esencia de la ciudad, la personalidad Mediterránea… de la que intentamos contagiarnos en el hotel.

P- En nuestro país, el turismo, como industria, es una fuente de riqueza estratégica. En muchos casos se ha pretendido un desarrollo extensivo que descuida lo fundamental. ¿Corremos el peligro de perder prestigio, de convertirnos en un destino masificado, de mala calidad y poco acogedor?

R- Barcelona, Cataluña y España están haciendo un esfuerzo a todos los niveles del sector turístico para prestigiar y dar valor a la riquísima oferta gastronómica, cultural, arquitectónica, de ocio… que pueden aportar.

P- En contrapartida ¿la exclusividad es sexy?

R- Obviamente, sentirse tratado de una manera atenta e individualizada siempre resulta muy atractivo.

Comentar



2013
Diseño — Todojunto