facebooktwitter google-plusinstagrampinterest

montse serrano portada
Compartir —

‘Yo no creo en el librero que no lee’

Por:

Cuando la conoces lo entiendes todo. Comprendes por qué + Bernat es mucho más que una librería. La energía de Montse Serrano es ilimitada, toda una fuerza de la naturaleza. De ahí que, a pesar de todas las dificultades que arrastra el sector, el proyecto que dirige se haya convertido en todo un centro cultural de referencia en Barcelona, en un espacio colectivo que reúne días tras día a lectores apasionados y a amantes de la cultura. Aquí el resumen de una charla tranquila y enriquecedora, una tarde de lunes en + Bernat.

Aunque las industrias culturales son muy sensibles a las recesiones económicas, vosotros os decidisteis a ampliar +Bernat en plena crisis ¿Aventurarse de esa manera es una respuesta contra el desánimo?

Si yo tuviera desánimo hoy no estaría aquí. Siempre he pensado en positivo. Yo empecé en el año 78. Levanté la persiana del local de al lado y lo único que sabía era leer. Tenía 22 años. En el año 2003-2004 me di cuenta de que o renovaba todo o yo no sobrevivía. Me daba una tristeza enorme pensar que yo desaparecía del mundo de los libro. No podía ser.

La casualidad quiso que se quedara vacío el edificio de justo al lado, en el que hoy estamos. Era un sex-shop. La primera vez que un negocio culto desbancaba a un negocio de sexo. Allí empecé mi nueva aventura. Tenía muy claro que para vender un libro necesitaba dos soportes importantes: servicio de cafetería y mucha actividad cultural. Un negocio tiene que sorprender. Esa es mi máxima.

¿Es viable una sociedad sin interés por los libros?

No. Pero leer implica esfuerzo. Buscar un sitio cómodo, concentrarse, entender lo que te están contando. En nuestro contexto social no es fácil encontrar ese estado de ánimo que favorece la lectura. La imagen lo pone todo mucho más fácil y exige menos esfuerzo.

+bernat-2-ok

Imagen general de la librería + Bernat (Barcelona)

En poco tiempo hemos visto como algunas librerías se han reinventado, se han desprendido de su respetable seriedad, para abrirse de par en par al público como puntos de encuentro culturales que dinamizan el barrio. ¿Es esa una lección exportable a otro tipo de negocios?

Sí, claro. Pero hay que plantearlo bien. El local en el que estamos tiene factores muy positivos. Por un lado es grande, pero además, y muy importante, el arquitecto captó en seguida lo que yo quería. Los muebles llevan ruedas, las estanterías no están clavadas a la pared… todo eso da mucho juego. Es un espacio que puedes multidisciplinar fácilmente. Eso lo ha convertido en uno de los negocios de Barcelona que más actividades organiza, desde las 9 de la mañana hasta las 12 de la noche. Cuando no se celebra una fiesta privada, hay prevista la presentación de un libro o un English Breakfast

En +Bernat hay involucradas muchas personas. Como iniciativa, se sustenta en una cooperativa y el voluntariado cultural. ¿Habría sido posible de otro modo?

Si al frente de un negocio hay alguien creativo, con energía, con ganas de cambio, se va adelante. Pero siempre con apoyo. Yo estoy respaldada por 50 personas. No es lo mismo una persona sola que 50. Esos 50 amigos se metieron en mi historia por la ilusión de querer sacar adelante una idea. Una librería no puede permitirse el lujo de tener en plantilla a 10 personas. Imposible. No salen los números. Por eso necesitas gente a tu alrededor, en la que confías. Voluntarios culturales, la mayoría muy activos, que te vienen un día a la semana o que de pronto resultan fundamentales para celebraciones como la del Día del Libro y te vienen todos a echar una mano.

¿Las editoriales o las instituciones os echan una mano también?

Te respetan. Mucho. Porque en estos momentos soy considerada la librera más activa de toda Barcelona e incluso de España. Es una fama que te creas, que luego igual no es verdad pero da igual. Ese es un reconocimiento que agradezco, es fantástico.

Los volúmenes en las estanterías son solo una parte de lo que el mundo del libro puede ofrecer. Programáis clubs de lectura, talleres, presentaciones de libros, exposiciones, conciertos y todo tipo de eventos ¿Diversificar las prestaciones es profundizar en la cultura del libro?

Siempre le doy a todo ese punto en el que se vincula libro y actividad cultural. Organizamos a menudo una acción titulada ‘Viaje virtual a…‘ y se añade un país. Cuando el 19 de septiembre se votó la independencia o no de Escocia, en +Bernat organizamos el Día de Escocia por todo lo alto. ¿Sabes que en toda Barcelona a nadie se le ocurrió lo mismo? Adornamos el acto con comida escocesa, música y vestidos tradicionales. Una auténtica fiesta escocesa que llamó la atención de los medios. Vino incluso la BBC.

Otro ejemplo: una amiga me propuso montar en la librería una presentación del libro erótico ‘Las 50 sombras de Grey‘. Abrió su billetero y sacó una tarjeta de una compañera suya de gimnasio, una lady masoquista, una prostituta a quién, obviamente, nunca nadie había llamado antes para presentar un libro. Hizo una exhibición de masoquismo puro y duro. Fue una presentación muy comentada. La Vanguardia le dedicó una página entera. Uso mi intuición para ir siempre un poco más allá.

+bernat-ok

Presentación del libro ‘Las 50 sombras de Grey’ en +Bernat

El librero traza un puente entre el autor y el lector ¿Qué te resulta más gratificante de ese vínculo?

El lector participa en el proyecto. No necesito salir a la calle a buscar actividad. Nunca. La mayor parte de acciones que organizamos surgen a propuesta de los clientes. A medida que los vas conociendo, se genera esa confianza que da pie a conversar con ellos y de ese diálogo surgen las ideas. Desde la ampliación del negocio, organizamos una media de tres presentaciones a la semana. Un cliente me dice que tiene un grupo que toca canciones de los Beatles y sabes que acaba de publicarse un libro sobre la banda. ¿Qué haces? Juntar las dos cosas. Se ha creado un amplio circuito de personas que amamos la cultura en general y los libros en particular.

Cuanto mejor se conozca a una persona, más fácil será sugerirle nuevas lecturas. Recomendar libros parece todo un arte y una bella responsabilidad. ¿Todos tenemos un libro perfecto esperándonos en algún lugar?

Y tanto. Y no uno, sino cantidad. Si tú me preguntas ¿el libro que más te ha gustado en la vida?, no te lo sabría decir. Cada momento tiene su libro y nunca llegas a saber por qué ese libro te ha causado ese efecto maravilloso. Seguramente porque llegó justo en ese momento. El libro es mágico.

¿Por qué un libro tiene éxito y otro no? Ahora ha pasado con uno, ‘Las siete cajas‘. Ni la propia editora sabía que tenía una auténtica joya en las manos. Yo no creo en el librero que no lee. ¡Y los hay, eh! Seguro que los hay. Pero no tiene sentido. Les dará igual vender libros o pintalabios, porque para ellos será solo un producto. Yo creo que el libro es mucho más que un producto. Lo creo yo y también la persona a la que se lo estoy vendiendo.

¿Cuál es la mejor manera de inculcar el hábito de la lectura a los niños?

Hay un problema gordísimo de padres estresados. Terrible. Este es un tema profundo que la sociedad se tendría que mirar. Aunque yo no creo mucho en eso de que si los padres leen, los hijos leen. No creo en ese tipo de patrones. Es cierto que unos padres educados dan pie a unos hijos educados, del mismo modo que unos padres ladrones, probablemente serán ladrones porque el modelo en casa ya existía (véase los Pujol). Pero en el ámbito de la lectura quizás no se cumpla tanto.

En casa no fue así. Mi padre, directivo en una multinacional y no lector. Mi madre, lectora pero no apasionada. Yo creo que influye mucho más el colegio. Quien más marca en tu vida el hábito de la lectura es una buena escuela y un buen profesor.

Por otro lado, a los niños se les ha de regalar libros. El objeto libro como regalo no se debe perder. Eso sí, el niño ha de encontrar su historia. Igual que los mayores. Si yo te digo que te leas un libro, ese libro puede llegar a tu casa, pero si no te apetece no lo vas a abrir. Con un niño sucede o mismo.

Muchos comercios están apostando por servir experiencias, por tratar al cliente como un amigo o un invitado. ¿Potenciar ese valor añadido es la clave para responder a la venta online?

No creo que esté equivocada: los negocios van a ser de proximidad y de barrio. Lo que tienes cerca de tu casa es lo que utilizas. Cuesta desplazar a la gente. Se ha creado una barrera importante que limita mucho la pérdida de tiempo en desplazamientos.

Estoy todo el día aquí porque a mí me conocen. Vienen porque se genera un ambiente de confianza y es más agradable. Todo eso hay que fomentarlo. Ya no son clientes, somos amigos. Cuando vendes un libro, no se produce una compra fría. Entablas una conversación de cierta sensibilidad con una persona que quizás no conozcas de nada.

¿El ebook y el libro impreso en papel pueden convivir juntos en la misma librería?

El ebook se normalizaría si consiguiera entrar en una red comercial normal. Debería entrar en la librería. Que tú vinieras, te interesaras por un libro y yo te preguntara ¿Lo quieres en ebook o en papel?. Pero es un canal que hoy por hoy no existe ni existirá.

Y si tú me preguntas Si puedo descargar libros ¿para qué tengo que ir a una librería?, yo te responderé que se publican 70 mil libros al año, que la gran mayoría de libros están por descubrir y que necesitas consejo.

Hay datos en este momento que dicen que no está prosperando el mundo ebook. No es lo que esperaban. Yo creo que hay enemigos del libro mucho más peligrosos. Sonará raro, pero uno de ellos estoy convencida que es el deporte y el culto al cuerpo. Del tiempo que tenemos disponible para el ocio o el entretenimiento, el libro se ha quedado una parte del pastel muy pequeña. Pero incluso a la televisión le ha pasado lo mismo.

montse-serrano-ok

Montse Serrano, directora de la librería + Bernat

Dejados a su suerte, el cine, la música o las artes escénicas buscan fórmulas para no echar el cierre definitivo. En las industrias culturales se menciona la supervivencia como un logro. ¿Qué te parece vivir en esta situación?

La situación es difícil pero surgen más y mejores ideas que nunca. Estamos en un momento de pequeños proyectos. Hay empresas que nacen del valor de dos o tres personas que han apostado muy fuerte. Hubo una época en que la gente tenía más miedo, se era más conservador en este sentido. Ya no.

Eso no significa que esto sea fácil. Para nada, y menos en las industrias culturales. En el mundo del libro ahora mismo hay dos grandes grupos editoriales importantes. Luego existen editoriales pequeñas que van sobreviviendo, o malsobreviviendo, como pueden. Es muy difícil crear un sello editorial propio, como es difícil también publicar un libro.

A día de hoy, el libro es más efímero que nunca. El libro muere en seis meses. Es muy fuerte. ¿Cuánto se tarda en hacer? Un libro que se ha escrito en dos, o tres años, encima de un mostrador puede durar dos o tres meses. Los libros están muriendo demasiado rápido. Y el libro necesita reposar. Que te llame la atención y, cuando un día vuelvas a la librería todavía esté para comprarlo. Los libros tendrían que reposar y no reposan. Hay un problema.

Por otro lado, la cantidad de libros que hay almacenados y que no saben que hacer con ellos y se destruyen. Tengo amigos escritores que reciben mails de las editoriales del tipo Oiga, vamos a destruir sus libros ¿Los quiere usted comprar?. Y los compran. Quizás no todos, pero al menos unos cuantos. El mundo del libro es apasionante, pero también es muy duro.

Por último, la pasión por los libros y transmitir el amor hacia ellos parece una prioridad fundamental en tu vida. ¿Qué te ofrecen los libros en compensación?

Es algo personal. Entre un libro y tú, no hay nadie en medio. Coges un libro y, en las primeras diez páginas, ya sospechas si te va a gustar o no. Y si no te gusta le das una segunda oportunidad. Pero es muy difícil que a mitad del libro algo cambie.

Y hay libros que te gustan de principio a fin y dices ¡Qué maravilla, como he disfrutado! Surgen momentos de verdadera intimidad, de reflexión individual en los que piensas y ese escritor ¿qué me estará diciendo?. Porque, en realidad, el escritor se desnuda ante el lector.

Para mí, es una pena que haya personas que no disfruten de un buen libro. Esa capacidad que tienen de transportarte a una realidad que no es la tuya….

Comentar



1 Comentario

  1. Por —
    Manel Salvat
    Fecha —
    17 / 11 / 2014

    Felicidades por el artículo. Y muchos ánimos a Montse Serrano y a +Bernat para que persevere en este tan interesante proyecto de vida, inteligente y participativo.

2013
Diseño — Todojunto