facebooktwitter google-plusinstagrampinterest

la-piedra-oscura-elisa-sanz-ye-teatr-bumaye-aretes-escencias
Compartir —

La AAPEE, o por qué los artistas deben asociarse

Por:

En nuestro país se sigue confundiendo decorador con escenógrafo, estilista con figurinista o eléctrico con iluminador. Se desconoce, en muchos casos, la importancia de los equipos artísticos que realizan la puesta en escena, un trabajo que desarrollan coordinados, para crear una obra única, con autoría múltiple o conjunta. Sólo se considera a unos pocos en una ley de propiedad intelectual decimonónica, alejada de la realidad, con gestores de derechos que no aceptan a los nuevos autores plásticos escénicos. “Nadie será privado arbitrariamente de su propiedad”. Declaración Universal de los Derechos Humanos (Artículo 17.2).

Elisa-Sanz-Ye-Teatro-Bumaye-artes-escenicas-AAPEE-

Elisa Sanz. Foto de Víctor Ludeña.

Nuestras profesiones escénicas sufren un maltrato generalizado. También cierto menosprecio por parte de productores, críticos y revistas especializadas que, o bien te excluyen del cartel (ya que tu nombre no es importante), o bien no te mencionan en las críticas, (sea para bien o para mal). Lo peor es que haya revistas teatrales en las que sea imposible encontrar al equipo artístico de las puestas en escena de las que habla.

Muchos gestores y programadores de espacios escénicos no tienen presente las necesidades técnicas y artísticas de una puesta en escena digna. No las consideran, ni preparan sus espacios, ni invierten en ellos, ni tratan el trabajo teatral como un hecho artístico en el que todo es importante y merece respeto.

Y por último, está el agravio de los productores y las nuevas formas teatrales que ahora abundan en las carteleras. Decorado y vestuario sufren el primer recorte cuando escasea el dinero. La escenografía ha perdido paredes y grandes telones por falta de presupuesto: ya que no hay para escenografía, no se necesitan escenógraf@s (Basta un estudiante o constructor que solucione las necesidades del director). Además, si comprar en Inditex o El Corte Inglés resuelve el vestuario, tampoco se plantean un figurinista. Todo esto empobrece la creación escénica, tratándola como un producto sin calidad artística. Por no hablar del microteatro y la multiprogramación de casi todas las salas privadas, donde cualquier proyecto escenográfico o diseño de iluminación resulta impensable.

Aunque recientemente el escenógrafo Daniel Bianco ha sido elegido Director del Teatro de la Zarzuela y el figurinista Pedro Moreno (recién Asociado de Honor en la AAPEE) es el actual Premio Nacional de Teatro, hasta hace poco, las profesiones de las artes escénicas no estaban reconocidas. En nuestro país vamos por detrás de Europa. La licenciatura de Escenografía tiene escasamente 15 años, no existe Diseño de Iluminación como carrera (como sí la hay en Inglaterra) y se estudia junto a Figurinismo dentro de Escenografía. Teniendo en cuenta la juventud de los estudios de estas profesiones, no es difícil de entender el trabajo pendiente. Por no hablar de la vídeo-escena u otros nuevos formatos, con artistas escénicos recién nacidos en los equipos artísticos actuales.

Esta es la situación de partida: nuestro proyecto busca dar a conocer nuestra profesión y luchar por su respeto dentro de las artes escénicas. No por recortar en presupuestos se deben prescindir de los creadores necesarios para una puesta en escena moderna.

LA-PIEL-Elisa-Sanz.-teatro-escenografia-bumaye-ye-Jean-Pierre-Ledos

“La Piel” de Valeria Alonso. Escenografía y vestuario de Elisa Sanz

Ya lo decía Craig: “El creador teatral del futuro se expresará en un lenguaje nuevo resultado de la integración de la acción (gesto y danza) la escena (lo visible, la escenografía, vestuario, iluminación…) y la voz ( sonido, declamación y canto). Antes de poeta, el nuevo creador escénico es concebido como Pintor en el Tiempo”. De “El arte del teatro” Gordon Craig, 1904. Porque estamos volviendo a patrones del siglo XIX, cuando sólo importaba el texto y los protagonistas (ahora actores de TV), olvidando que el arte escénico es un hecho artístico que debe estar a la altura de nuestro tiempo.

Nos unimos porque, hasta ahora, no se ha conseguido gran cosa individualmente. No creo que sea un deber, sino una necesidad. El asociacionismo es la única manera de llegar a más lugares, no sólo en España, también en Europa. Los proyectos comunes siempre serán más fuertes que los individuales. Hay que desarrollar acciones conjuntas para alcanzar nuestras metas, para estar en contacto con otros profesionales e investigadores que comparten los mismos problemas e inquietudes, para poder trabajar juntos por nuestras libertades, nuestros intereses y nuestros derechos, para seguir formándonos y crecer en nuestra profesión.

En los 80 hubo un primer intento, creo que con Gerardo Vera entre otros, pero no cuajó. En Cataluña, sin embargo, existe L’Associació d’Escenògrafs desde 1998. La idea de la AAPEE surgió tras las Primeras Jornadas de Plástica Escénica que tuvieron lugar en el Centro Dramático Nacional. Los promotores fuimos José Luis Raymond, Curt Allen Wilmer, Ikerne Giménez, Elisa Sanz y Begoña Cendoya, luego nos han seguido muchos otros desde la primera propuesta. Consideramos que era el momento adecuado para dar el primer paso.

Teniendo en cuenta que la AAPEE existe desde hace menos de un año, ya estamos realizando proyectos para futuras exposiciones, cursos y encuentros. Como AAPEE, hemos organizado junto con la AAI (Asociación de Autores de Iluminación) y el CDN las II Jornadas de Plástica Escénica este año, con la integración de temas y asociados en las mismas. También hemos estado presentes en la Cuatrienal de Praga.

ikerne-gimenez-teatro-youbumaye-ye-escenografia-

Ikerne Giménez

Creemos que generar compromisos y necesidades es lo más importante. En su primer año, las comunicaciones entre asociados han dado lugar a encuentros, conocimiento mutuo de proyectos e intercambio de información. En este segundo año, el objetivo es materializar nuestras metas en proyectos reales y crear espacios de cooperación, para superar el aislamiento, estar junto a los que acaban de empezar, empaparnos de lo que hacen los jóvenes investigadores o los que llevan muchísimo más recorrido que nosotros, estar al tanto de los proyectos de los demás y compartir los nuestros para enriquecerlos o contrastarlos.

También organizar congresos, jornadas, talleres, conferencias y que se propicien el intercambio y transmisión de conocimientos teóricos y prácticos que interesen a la Asociación. Poner nuestro trabajo en valor nacional e internacional. Figurar en los cimientos de nuestra sociedad, ser pilar del Arte en nuestro país, que nuestros oficios sean patrimonio cultural. Dignificarnos para mirar a Europa, mirar al mundo y que el mundo nos vea a nosotros.

Porque hay muchas cosas que queremos cambiar, algunas suponen grandes retos y sólo de forma colectiva podemos abordarlas. La Asociación nos sirve para convertir una utopía en una meta superable, gracias al acceso a las instituciones, a otras asociaciones u otras influencias. Nuestras profesiones están llenas de estas utopías, pero el hecho escénico nace del trabajo de todos los creadores que forman la ficha artística de la puesta en escena. Y esto no es una utopía, es una realidad.

Comentar



2013
Diseño — Todojunto