facebooktwitter google-plusinstagrampinterest

Eva-Zapico-teatro-ye-bumaye-artes-escenicas
Compartir —

¿Artes escénicas?

Por:

Hablar, escribir, sobre las artes escénicas en Valencia es, de alguna forma, fabular sobre un espacio inexistente.

Exagero.

Aunque no tanto.

Un sistema de ayudas públicas adocenante y una inercia arraigada de funcionamiento empresarial han hecho que las artes escénicas hayan ido siendo cada vez menos artes y más un lugar de preocupación prosaica y mercantil; cada vez menos lugar de reflexión y más de rédito material.

Es cierto que debería ser un hecho incuestionable que l@s trabajador@s de este oficio, el teatro en todas sus formas, cobráramos de manera digna por ejercer nuestro trabajo. Es cierto que el teatro, como parte nuclear de la cultura de un país, debería ser un bien protegido y público, de fácil y libre acceso para tod@s l@s ciudadan@s.

Pero también es cierto que esta situación de desamparo político, que venimos viviendo l@s artistas desde hace años en este país (y, en particular, en esta ciudad), ha creado un sistema en el que se prioriza el teatro blanco y comercial, un sistema que prioriza la rentabilidad empresarial por encima del concepto “arte”.

En mi opinión, este tipo de teatro no puede conformar únicamente lo que denominamos artes escénicas.

Eva-Zapico-teatro-ye-bumaye-artes-escenicas

“La mejor familia del mundo” de Eva Zapico. Foto de Marcos Bañó

¿Son Bertín Osborne y Arévalo, esa gran pareja artística, artes escénicas?

El arte debe llevar implícito el riesgo. El arte ha de ser un espacio de vértigo. Debe suponer la implicación personal e ideológica del artista. El artista intenta cristalizar en su obra su propia reflexión, para permitirle al espectador que reflexione con él. El arte no es sólo divertimento.

Y en Valencia hay much@s artistas intentando hacer arte escénico. Artistas valientes y comprometid@s que luchan desde un espacio de resistencia, que intentan hacerse presentes dentro de esta red empresarial y “des-artizada”.

Busquen los trabajos de Patricia Pardo, de Carla Chillida, de Sandra Gómez, de Begoña Tena. Interésense por el arte escénico de estas valientes artistas que, no sólo luchan contra la invisibilización que genera intentar encontrar un lenguaje propio y no convencional, al margen de los mecanismos comerciales, sino que también deben luchar contra el sexismo y la misoginia que siguen dominando este ámbito, el de la creación artística. Ellas construyen las artes escénicas.

Hasta que trabajos de este tipo no tengan un espacio presente y continuado, más allá únicamente de las salas alternativas, no podremos hablar de artes escénicas en Valencia.

eva-zapico-la-mejor-familia-del-mundo-ye-teatro-bumaye-artes-escenicas

“La mejor familia del mundo” de Eva Zapico. Foto de Marcos Bañó

Tampoco podremos hablar de unas artes escénicas propias mientras todos los trabajos interesantes que se están realizando en el resto de Europa no lleguen a los teatros de nuestra ciudad y se queden al otro lado de esa frontera que, en cuanto a modernidad se refiere y de forma absurda, nos separa de Barcelona. Mientras tengamos que viajar a Barcelona para poder ver a Castellucci, mientras no podamos acceder a ver artistas que construyen las artes escénicas europeas, más que vía YouTube, nuestras propias artes escénicas seguirán anestesiadas. A la espera de tiempos modernos.

Comentar



2013
Diseño — Todojunto